Los Ybarra

Los Ybarra son una excentricidad dentro de Valdegrajos. Por una parte, son los albañiles, alfareros y tejadores del pueblo. Por otro, son  la familia del párroco. Debido al aislamiento de Valdegrajos, los párrocos han tomado la costumbre de transmitir sus conocimientos a un monaguillo escogido dentro de la familia. Cuando el párroco muere el monaguillo toma su papel, y así ha sido por varias generaciones. Esto provoca una problema de falta de mano de obra en los Ybarra: el párroco apenas puede trabajar para la familia y su monaguillo ocupa buena parte de su tiempo en el aprendizaje de su futura profesión. En la actualidad, los Ybarra sobreviven dignamente a base del esfuerzo de cada uno de sus familiares, guiados con mano firme por la jefa de la casa.


Andrés Ybarra

El primogénito de la familia y párroco de Valdegrajos. Un hombre mayor, amable, algo despistado y un poco excéntrico que trata de lidiar como puede con todos los pequeños detalles de su vocación. Sin más armas para explicar a Dios que las palabras de su antecesor (las biblias se quemaron en el incendio de la iglesia), Andrés acomoda las enseñanzas de Cristo con el día a dia en Valdegrajos, respetando los preceptos fundamentales y adaptando el resto a las necesidades del pueblo.

Ver en el árbol de Valdegrajos

 

Calista Ybarra

A todos los efectos, la artista del pueblo. Pintora, poeta, peluquera, decoradora, sastra... Calista parece tener el don de encontrar la belleza en cualquier lugar o situación. Es requerida sobre todo en las bodas y en las fiestas, aunque los artesanos también solicitan su ayuda cuando quieren hacer un diseño o dibujo especial para alguna obra. Calista forma parte tambien de las Señoras, la primera mujer sin hijos que ha llegado a esta situación. Pero, ¿qué se le va a hacer, si ya no nacen niños en el pueblo?

Ver en el árbol de Valdegrajos

 

Isabel Ybarra

La jefa de la familia Ybarra y la alfarera de pueblo. Una mujer de armas tomar, dura negociadora e inflexible defensora de los suyos. Viuda de Javier, el hijo adoptivo del herbagante, su boda provocó un auténtico revuelo en Valdegrajos. Los herbagantes por tradición no pueden casarse pero Javier lo hizo, desoyendo los consejos de su padre Nemesio.  Cuando Javier murió en el bosque, Isabel asumió la viudedad sin quejas, aguantando su dolor por el bien de la familia. Desde entonces algunos la llaman la mujer de piedra, pero siempre a sus espaldas, temerosos de enfrentarse cara a cara con la Ybarra.

Ver en el árbol de Valdegrajos

 

Sebastián Ybarra (nacido Clavijo)

Sebastián es el esposo de Calista Ybarra, segundo albañil y ayudante de la jefa de la casa. Nacido en la familia Clavijo, se casó con Calista después de un largo noviazgo y llevó a su esposa a la casa familiar. Poco después, para revuelo del pueblo, Sebastián y su mujer regresaron a la casa de Calista, donde el recién casado cambió su apellido por Ybarra. Desde entonces Sebastián se ha convertido en aprendiz de Segismundo, el albañil, y ayuda en lo posible en la familia, en especial a Isabel. Hombre mesurado e inteligente, desde su llegada la situación de la familia ha mejorado, y los de pueblo ya le consideran uno más de la familia del cura. Recientemente ha ingresado al servicio de los Mayos, una obligación necesaria para defender al pueblo de los ataques franceses.

Ver en el árbol de Valdegrajos

 

Segismundo Ybarra

El menor de los Ybarra, Segismundo es el albañil del pueblo... y el monaguillo del párroco. Normalmente la elección de monaguillo se realiza entre los sobrinos del cura, pero la falta de nacimientos dentro de Valdegrajos ha obligado a Andrés a tomar una dura decisión: escoger a su hermano como monaguillo y futuro sucesor. Segismundo, que en su juventud fue uno de hombres más díscolos del pueblo, se mostró conforme con la decisión, pero todo el pueblo sabe que lo ha hecho por el bien de la familia y de Valdegrajos, no por verdadera vocación. 

Ver en el árbol de Valdegrajos

 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto