Las Tierras del Estío

- Despierta. Despierta.

Eterindu intenta taparse la cabeza con la manta, poco dispuesto a abandonar los sueños. “No aquí”, piensa con tozuded. Un fuerte tirón de pelo le hace cambiar de opinión. Amira lo completa con una patada casi fuerte, en las costillas.

- Levanta. Mira. En el cielo.... agua.

-¿¿Qué??

Eterindu se levanta de un brinco. Anoche hicieron el campamento en los límites del Lugar del Eterno Verano. Lo que dice Amira es imposible, y sin embargo....

El cielo del amanecer está cubierto de nubes negras. En la lejanía, dentro del Dominio prohibido, estalla un trueno. Comienzan a caer gotas gruesas como guisantes.

-Ah, mala estampa la nuestra, -se lamenta Fedora- Que nos toque una tormenta en el país del Estío... Amira, Eterindu  ¿Duran mucho estas...?

Fedora enmudece. Los hermanos de Fuego están pálidos, cogidos de la mano... por la cara de Eterindu ruedan lágrimas mezcladas con la lluvia,  pero una sonrisa de lado a lado le desencaja la cara.

- Nunca. Nunca llueve. Nada podía apagar el fuego, porque en el país del Estío nunca llueve.

Y Eterindu lanza un aullido de pura dicha al cielo y a la tormenta que hace que el resto del Circo se despierte sobresaltado.

Mientras los del circo atienden las confusas explicaciones de los hermanos, una figura se escurre entre la lluvia, inadvertida, portando un gran bastón en la mano. Con pasos bamboleantes, la marioneta-arlequín se desliza dentro de uno de los carros. Una vez dentro, se sacude el agua como un cachorro.

-¿Eterindu feliz ahora? -pregunta hacia la oscuridad agazapada al fondo del carro.

- Mira y juzgalo tu mismo, pequeño -ríe una voz, mientras manos de largos dedos señalan una grieta entre las maderas.- Lo has hecho muy, muy bien.

Con evidente satisfacción el Nuberu deja una caja con arena gris dentro de uno de los arcones, sobre el pecho del nuevo autómata que Altair casi ha terminado. Después recoge su bastón y sonríe.

-Y con esto, finalizan los trucos, los tratos y las recompensas... por esta vez.

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto