El final

- Hay un momento para todo, querido Altäir, y creo que el tuyo ha llegado

- No me jodas, Tâleb, no me toques los cojones. ¿Y qué coño vamos a hacer? ¿Cómo nos vamos a organizar?

- Bueno, creo que hacer, hacer, la que hará será Fedora. Tú sólo tendrás que aguantarlas a las dos, cuando ella nazca.

- ¿Ella? ¿Y cómo sabes que es ella?

Tâleb, el que casi es Cuentero, sonríe.

- Porque todos los viejos cuentos terminan con la esperanza de historias nuevas.

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto