Las clases altas

Hasta finales del siglo XVIII, la alimentación no difiere excesivamente entre las distintas clases sociales, los platos básicos (cocidos, menestras, gachas....) se sirven por igual en todas las casas, diferenciándose en la cantidad de carne, pan blanco y pescado fresco con la que se acompañaba.

Sin embargo, a finales de este siglo y principios del XIX, por influencia francesa se extiende entre las clases altas una nueva cocina refinada y elitista, incorporando platos mas elaborados (pastas, empanadas, mermeladas....) los cocidos y potajes, el tocino y las gachas van siendo considerados "comida de pobres" y siendo sustituidos por carne y pescado frescos.

Las invitaciones se convierten en una de las ocupaciones sociales de la burguesía: comidas, refrigerios, meriendas y cenas, con un ceremonial y acompañamiento cada vez mas elaborados

La costumbre de servir los banquetes "a la francesa", poniendo a la vez todos los platos en la mesa y con los convidados sirviéndose a su antojo de ellos, se sustituye por el modo "a la rusa", con los platos llegando en un orden preestablecido (entrantes, sopas, aves...). Este sistema exige una mayor coordinación para que cada plato esté preparado y en su punto en el momento preciso, lo que requiere un criado que oficie como "maestro de ceremonias", y por otro lado aumenta el gusto por unos servicios y centros de mesa lujosos.

Productos propiamente "de lujo"

Los dulces son apreciados por las clases altas desde el renacimiento, y se popularizan ahora entre las clases altas los productos de ultramar que ya se habían ido introduciendo durante el XVIII (chocolate, tabaco) También se populariza en gran medida el café (que se considera beneficioso para combatir la gota y los cálculos de riñón o "mal de piedra"), abriéndose los primeros establecimientos especializados.

El azúcar blanco se considera producto de lujo, siendo el moreno el usado por otras capas sociales mas humildes (y aún así resulta inalcanzable para muchos).

Aumenta el gusto por los vinos importados, especialmente por el apreciado Burdeos. Dentro de España, el Rioja es uno de los más apreciados.

El tabaco es un producto exclusivamente masculino, y no se considera correcto fumar ante las mujeres. 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto