Home separador La sociedad separador Las clases

Los obreros, criados y dependientes

Los obreros, debido a la escasez del tejido industrial, no constituyeron en España la clase numerosa que llegaron a ser en otros países de Europa. Solo alcanzan gran número en algunas ciudades (como Barcelona o Vizcaya) y en provincias concretas. Las jornadas de trabajo alcanzaban las 14 y 15 horas, sin días libres y en condiciones a menudo insalubres y peligrosas. Los bajos salarios obligaban a las familias obreras a tener varios de sus miembros trabajando, por lo que era frecuente el trabajo femenino y el infantil. 

Los criados y dependientes acaparaban el resto de los oficios, trabajado para un burgués, aristócrata o un tendero de la clase media. En Madrid, donde la corte atraía a gran número de gentes de clase pudiente el número de criados llegaba a ser muy elevado (llegaría a alcanzar hasta un séptimo de la población en el censo de 1887) La manutención, el alojamiento y en ocasiones la ropa completaban un salario mínimo, que en zonas rurales podía limitarse a poco más que una propina que se repartía en las fiestas.

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto