Home separador La sociedad separador Las clases

La Iglesia

El poder de la iglesia disminuye drásticamente desde principios de siglo.  La inquisición, que antaño había monopolizado el poder judicial, ha ido quedando reducida en atribuciones, hasta su primera abolición en los estatutos de Bayona (1808) dictados por José Bonaparte. Posteriormente las Cortes de Cádiz (1812) ratifican la abolición del Santo Oficio, e intentan la desamortización de los bienes de todos los conventos con menos de 12 profesos y de los que excediesen de dos por ciudad y orden. 

Aunque Fernando VII vuelve a establecer la inquisición, estos tribunales no vuelven a recuperar su eficacia.

Por otra parte, la condena del Santo Oficio a la sublevación popular contra la invasión francesa le retira gran parte de apoyos e influencia. Aunque en los pueblos siguen gozando de una gran autoridad, el poder político que antaño ostentaban los obispos en las ciudades ha desaparecido.

En la enseñanza, ya a finales del XVIII, tras la expulsión de los jesuitas, la enseñanza básica y secundaria deja de ser patrimonio casi exclusivo de la iglesia. Se fundan institutos y escuelas públicas cuyos profesores son elegidos por concurso en lugar de impuestos por organizaciones religiosas. Esta tendencia a la secularización de la enseñanza se intenta revertir con la restauración de Fernando VII

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto