Zona mediterránea

El acusado cambio de clíma, más benigno que en las anteriores áreas, promueve un distanciamiento importante, tanto en tejidos como en colores de las anteriores áreas. Son más habituales por estas regiones algodón, líno, seda (bordada o brocada) y paño fino. Sin embargo, en zonas colindantes con terreno montañoso es más frecuente terciopelo, pana, paño algo más fuerte y lana. Los colores suelen ser más cálidos y en tonos pasteles .

Un denominador muy común entre todas ellas solía ser el calzado: en verano alpargatas de esparto o cáñamo anudadas algunas al tobillo, y otros modelos, a la pierna. En invierno polainas de cuero

El atuendo masculino

El traje (mayoritariamente de pana por el territorio de Cataluña) empleado se componía de chaqueta, calzón (abierto o cerrado a los lados) y chaleco. Este último habitualmente puede tener solapas, hechas con paño o terciopelo.

Se usaba camisa con cuello, que podía ser lisa y blanca, o bien a rayas por las comarcas de Valencia o Cataluña. Esta era acompañada por corbata estrecha y fajín en colores intensos, como el rojo o morado.

 

 

Tanto en la zona de Andalucía, Valencia y Baleares se cambia el uso del calzón por "zaraguellas", pantalones de origen árabe que se caracterizaba por su amplitud y largura hasta los tobillos.

 

 

A destacar como tocados la" barretina", de paño, con forma de bolsa, que se doblaba por detrás o por delante del mismo color que el corbatín o la faja por las zonas de Cataluña e Ibiza. El territorio de Valencia destacaba por utilizar una redecilla de punto adornada con madroños, o también pañuelos bordados. En las Canarias y Andalucía los tocodos podían ser desde sombreros filtro fino, de ala más o menos ancha, a pañuelos, pasando por monteras.

De sobretodo se puede observar como prende más común capotes y mantas.

El atuendo femenino

Destacan como prendas de uso común entre las distintas franjas de territorio los mantones ,chaquetillas, jubones o juboncillos -de manga larga o semicorta- , chalecos -cruzados o con solapa-, faldas y sayas. Era muy frecuente el adornarlos utilizando encajes, bordados o cintas de colores.

Dependiendo de la prenda su manufactura podía ser realizada en sedas, brocados, satén, algodón indiano, batista, terciopelo, lana o paño fino.

 

El tocado oscilaba entre mantillas, tocas o pañuelos ricamente adornados que protegían la cabeza del sol. En ocasiones podían ser acompañados por

 

 

De sobretodo es utilizado los mantones (de Manila por la zona de Andalucía) y manteletas en Cataluña.

Las joyas, de haberlas, eran pendientes largos acompañadas de gargantillas.

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto