Trajes populares: artesanía y raices históricas.

Si bien la antigüedad de los trajes populares viene datada desde la Edad Media, la terminología del mismo es un concepto ensalzado por emergentes movimientos nacionalistas y románticos desde la mitad del siglo XIX . La reafirmación y guarda de unas raíces propias, frente a la exaltación de modas provenientes de estados extranjeros, derivan en la adopción por parte de las clases altas de atuendos populares como forma de rechazo de la influencia exterior. Es el caso de movimiento majista en España durante la guerra contra los franceses.

Si bien es cierto, que esos mismos trajes del pueblo llano emulaban de manera rustica los trajes cortesanos atribuidos tradicionalmente en la nobleza, más si cabe, si nos referimos a los llamados "trajes de gala" utilizados en exclusiva para celebraciones festivas y matrimonios.

Un punto fundamental en la diversidad adquirida en los trajes populares es su relación directa con el ámbito geográfico de residencia. Clima y materiales que se pueden localizar en el entorno natural perfilan muchas de las características o similitudes de unos trajes con respecto a otros. No es lo mismo residir en latitudes frías y donde brilla poco el sol, donde gustan los colores intensos a vivir en zonas cálidas donde se usan más tonalidades suaves o pastel.

El conjunto de colores, tejidos y complementos que adornan un traje popular no sólo es un código que identifica la franja geográfica a la que se pertenece. También puede servir como un patrón que clasifica el estatus social, edad, sexo, situación civil y hasta la profesión del individuo que lo porta.

El antropólogo Luis de Hoyos Sainz fue el que realizo la división escenográfica a partir de estudios que englobaban apartados de topografía, clima, raza, fauna, flora y localización en tres zonas divididas en varias regiones:

-NORDICA: que abarca la vertiente cantábrica (Santander, Asturias, Galicia) y la vasca, incluyendo hasta la pirinaica, pero no así la aragonesa.

-CENTRAL: que cubre la zona oeste o leonesa-extremeña, desde Cáceres a Soria y la manchega o central.

-MEDITERRANEA: que incluye la catalana-balear, levantina (Valencia y Murcia) y andaluza.

Repasaremos para esta ambientación, de manera rápida y sin entrar en detalle, cada división con idea de que pueda acercar al jugador de una manera visual las características que determinaban la moda popular que podría existir en el periodo histórico referido entre 1800 y 1820. Pero insistimos, siempre a nivel orientativo, no como regla establecida para las ropas a vestir en el REV y recordando que no estamos profundizando en cada región en particular, sino hablamos de las prendas más comunes entre las distintas áreas.

 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto