Zona cantábrica o norte

Estas zonas comprenden un clima húmedo, más suave que en el las regiones centrales, con temperaturas frías en las franjas montañosas .

El atuendo masculino

Las vestimentas eran realizadas en lana, lino o paño. El equipo básico comprendía chaquetilla, chaleco y calzón, realizados en colores sobrios, en especial el negro. Estas prendas generalmente disfrutaban de poco adorno, salvo el chaleco por la zona de Galicia, que gustaba de adornar con figuras de animales, como el gallo.

 

 

Como sobretodo se solía utilizar capotes en lana tupida o bayeta, y por la región de Galicia, también se usaba la coroza o choroza, capa con capuña eleborada con paja.

En terciopelo o paño (dependiendo que fuese para fiestas o diario) solía confeccionarse el tocado más característico: la montera, muy útil para preservar la cabeza de la lluvia y el frío.

 

 

El calzado más habitual eran las abarcas o los zuecos de madera, mayormente en el ámbito rural, que solía proteger botas y zapatos de cuero. Estos últimos también se podían confeccionar en tela.

 

El atuendo femenino

El ropaje femenino, como el masculino, se hacia utilizando lana, lino o paño. Sus partes más relevantes eran el corpiño, manteo y dengue. 

 

 

El manteo es una falda que queda abierta por detrás hecha en paño o bayeta en colores como el rojo o el marrón, salvo en Cantabria que gusta más de verdes y morados. Portaban bandas decorativas, especialmente, para el traje de fiesta en materiales como el terciopelo. El manteo se viste sobre varias sayas realizadas en lino o bayeta, dependiendo de la época.

El dengue es una prenda de busto, como un mantón, que se cruzaba sobre el pecho y ataba a la espalda a la altura de la cintura. Se solía confeccionar con los mismos tejidos que el manteo.

 

 

El sobretodo más común era la mantilla, siendo útil para cubrir también la cabeza cuando llovía.

Los tocados más usados son los pañuelos (bordados para ocasiones de gala) y la cofia, esta última hecha en tul, lino encaje. Se sujetaba a la cabeza mediante una cinta que indicaba el estado de la mujer: rojo estaba soltera, blanco era casada y negro se hallaba viuda.

El material del calzado era el mismo usado en el hombre, llevando también para su protección los zuecos en madera, las almadreñas o abarcas.

 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto