Home separador La Historia separador La invasión

El motín de Aranjuez (del 17 al 19 de Marzo de 1808)

Godoy tardó demasiado en darse cuenta de lo que sucedía. Con ya cerca de setenta mil soldados franceses en territorio español, el valido recomendó a sus reyes que marcharan a Sevilla para embarcarse a las américas. Todo se hizo en estricto secreto, pero algunos ya esperaban esa reacción. Cuando la esposa de Godoy, Josefina Tudó (tal vez la “la maja desnuda” de Goya), abandonó Madrid para ir a Aranjuez, muchos se dieron cuenta de la gravedad de la situación. Los reyes viajaban, además, con su hijo Fernando, principal aliado de la Iglesia y la nobleza contra Godoy.

La noticia corrió como la pólvora; un grupo de partidarios de Fernando se agolpa en el Palacio Real de Aranjuez y asaltan el palacio de Godoy, quemando muebles y enseres. Se rumorera que el mismo embajador frances alienta la revuelta a petición de Napoleón, a quien no interesaba que los reyes escaparan. Tal es el temor de Carlos IV que exoneró a Godoy de los cargos de “Almirante y Generalisimo” y abdicó en su hijo Fernando, convertido en Fernando VII. Godoy sería encontrado, escondido en una estera, al día siguiente. Terminaría en la carcel, apaleado y con la cara apuñalada.

Cuando las noticias llegaron a Madrid se produjo uno de los motines más famosos de la historia de España. Las clases humildes, que aún pagaban las consecuencias de la batalla de Trafalgar, se encargaron de castigar a quien consideraban los últimos responsables de sus males: Godoy y sus aliados. Los soldados que debían contener a las masas decidieron sumarse a ellas y el resultado fue dramático: al grito de “ya tenemos rey nuevo” se asaltaron casas de partidarios del valido, quemando y robando las pertenencias de su hermano Diego. Naturalmente los madrileños desconocían que estaban siendo usados para acabar con un rey e imponer uno nuevo.

 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto