Home separador La Historia separador La invasión

La constitución de Bayona (del 8 de Mayo al 7 de Julio de 1808)

 

Poco a poco el país va enterándose de lo ocurrido en Bayona. Llega correspondencia. La carta de Carlos IV en la que se “echaba en los brazos de Napoleón” para “dejar a su arbitrio lo que se sirviese hacer de nosotros”, el manifiesto de Fernando VII instando a los españoles a acatar las órdenes de los franceses, la orden de Carlos IV convirtiendo en lugarteniente a Murat para que “gobierne y rija por mi y en mi nombre todas las provincias de España”, la renuncia de Fernando VII a la corona y su demanda de que Napoleón le coja “bajo su poderosa protección”...

Llegan también otras cartas, dirigidas estas a personalidades con nombre del clero, la nobleza y la burguesía. Napoleón exige que se reunan en Bayona para “tratar de la felicidad de toda España”. Ya el 25 de Mayo lanza una proclama. “Vuestra monarquía es vieja; mi misión se dirige a renovarla.” Una vez terminada su tarea, “depondré todos mis derechos y colocaré vuestra gloriosa corona en las sienes de otro Yo mismo”.

Apenas llegaron a Bayona la mitad de los requeridos, puede que por miedo o tal vez por rabia. Del 15 de Junio al 30 del mismo mes se elabora la que se conocerá como la Carta o Constitución de Bayona, un extenso texto de 146 artículos. Las personalidades reunidas tienen como potestad hacer sugerencias, que no cambios en el texto.

Poco importa el contenido, el texto o las opiniones de los allí reunidos. Como nota clave, decir que se constituía una monarquía “evolucionada” en la que se nombra como rey a “José Napoleón, por la gracia de Dios rey de las Españas y de las Indias”.

No hay lucha en la capital por esta noticia. Los funcionarios acatan las órdenes y la ciudad está en calma. A fin de cuentas, la transmisión de la corona s eha hecho con pleno consentimiento de Carlos IV y sin protesta de su hijo Fernando.


 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto