La realidad del ejército y la resistencia españolas (Septiembre a Octubre de 1908)

 

La situación de los combatientes españoles era mucho peor de lo que habían sugerido estas primeras victorias, o las resistencias de Valencia, Gerona y Zaragoza. Hay que explicar que el ejército español tenía una formación nefasta, y estaba dirigido en su mayor parte por ineptos. Esto se debe a que, a lo largo del siglo XVIII, los puestos militares se habían vendido. Se compraban, por ejemplo, el grado y el disfrute del sueldo de capitán o de coronel, a cambio de una suma que no siempre iba a las arcas reales. Cuando los voluntarios que habían ganado la guerra vieron que no había en Madrid ni armas ni víveres, comenzaron a preocuparse. Al descubrir que sus mandos eran incompetentes, optaron por desertar.

Añadimos al conflicto, además, los problemas de la inexistencia de una dirección política unificada que pudiera tomar decisiones para organizar las cosas. El 25 de Septiembre se crea una Junta suprema central que nace sin recursos, no ya para armar a los hombres que se creía era necesario movilizar (casi medio millón de infantes), sino siquiera para mantener a los hombres que ya estaban movilizados.

No es de extrañar que las cosas se volvieran en su contra en cuanto Napoleón vio la situación de los franceses en el territorio ocupado.


 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto