El inicio de la contienda (6 de Junio a 23 de Agosto)

Los franceses no se preocuparon al ver los focos dispersos de resistencia en España. Se limitaron a organizar la represión sobre los focos de resistencia sin considerar que podían formar un frente común bajo una dirección cualificada.

Pronto saldrían de su error.

Durante los días 6 y 14 de Junio las tropas francesas fueron derrotadas dos veces sucesivas por un ejército fortmado por paisanos armados de los pueblos cercanos, militares huídos de Barcelona y mercenarios suizos del Regimiento Wimpffen. Pero la humillación sufrida en esas derrotas no sería nada considerando lo que iba a suceder en Bailén.

El general Dupont era el encargado de conquistar la región de Andalucía. Ya había saqueado Córdoba en una toma brutal, repleta de asesinatos y violaciones. Sabiendo lo que les esperaba, las fuerzas andaluzas entablaron una batalla campal en Bailén. Así lo describen cronistas de la época:

“Se pelea bárbaramente, los españoles hacen prodigios, también los hacen los franceses y vuela por todas partes la muerte esparciendo sus horrores, los lamentos de los moribundos, el grito de los jefes que mandaban, el estrépito del cañón, el continuo ruido del fusil, el polvo, el humo y la confusión, formaban la escena más horrorosa.”

No nos extenderemos más. Los generales franceses cometieron errores de bulto que les llevaron a la derrota. Los casi dieciocho mil supervivientes franceses tuvieron que rendirse el 22 de Julio. Las condiciones de la rendición obligaban a los españoles a permitirles regresar a Francia en barco. Y así ocurrió con los generales y los jefes, pero no con los soldados, a los que, rompiendo el acuerdo, los españoles encerraron en numerosas cárceles.

Y estos tuvieron suerte, pues los soldados franceses que huyeron de la contienda fueron asesinados con la mayor crueldad por los campesionos de los alrededores de Bailén. Cual sería el miedo de los franceses que el general Marbot nos cuenta como vio “a tres veteranos granaderos de la guardia, incapaces de continuar tan penoso avance y aterrados ante la idea de ser torturados por los campesinos si se quedaban atrás, levantarse la tapa de los sesos con sus propios fusiles”.

Pero, ¿cuales fueron las consecuencias de la batalla de Bailén? Además de apartar a los franceses de Andalucía, la derrota obligó a José Bonaparte, que acaba de llegar a Madrid el día 20, a huir de la capital a Vitoria, donde se refugió con el nucleo duro de los afrancesados. Al mismo tiempo, se levantaba el sitio de Zaragoza y se producía la capitulación de Junot en Portugal.

Eran malos tiempos para Francia.

El 14 de Agosto entran en Madrid las tropas españolas de Valencia y Murcia. Su indumentaria es, como poco, peculiar. “Con sus altos zaragüelles, fajas, mantas y pañuelos en la cabeza a guisa de turbante”. El día 23 llegaban las tropas victoriosas de Andalucía, “algo más organizadas y vestidas militarmente”, a excepción, claro, de los garrochistas jerezanos.

Madrid era un grito. Y el grito era “Victoria”.

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto