La ayuda inglesa (Junio de 1811 a Agosto de 1812)

Mientras las Cortes de Cádiz lidiaban con sus problemas, la guerra continuaba en Portugal y Cataluña. El general Wellington volvía a realizar batallas contra los franceses, comandados por un general Masséna que no era capaz de vencer a los ingleses. Mejor suerte corrían los franceses en Aragón y Tarragona, donde sus ejércitos aplastaban a los españoles y daban por terminada la conquista de Cataluña. Si las cosas hubieran seguido así, Napoleón se hubiera hecho con la conquista de un país que había dado muchos más quebraderos de cabeza de lo que hubiera jurado.

Pero la situación empezaba a torcerse para el Emperador: la campaña de Rusia le obligó a recuperar cerca de treinta mil soldados de España. Napoleón no cejaba en su empeño y decidió apoderarse de Valencia, quitando hombres a los ejércitos enfrentados con los ingleses de Wellington. Consiguió su objetivo pero le costó caro: en Enero de 1812, más o menos cuando caía Valencia, Wellington entraba en Ciudad Rodrigo (lo que le valió de las cortes el título de Duque de Ciudad Rodrigo y Grande de España).

Ni que decir tiene que Wellington tampoco era un bendito. El 7 de Abril Badajoz se rindió a sus ejércitos y la ciudad fue entregada a la soldadesca durante tres días de saqueo, dejando claro que los libertadores eran de la misma pasta que los opresores. Nos dicen que “todas las casas ofrecían un escenario de saqueo, libertinaje y derramamiento de sangre, cometidos con desenfrenada crueldad”.

Wellington siguió su curso imparable hacia el norte de España. El 22 de Julio del mismo año venció a Marmont en Araplies, cerca de Salamanca. Esta derrota francesa tuvo su repercusión en la huída de Jose I, que de nuevo se veía obligado a abandonar Madrid y refugiarse en la Valencia recién conquistada por los franceses.

EL 12 de Agosto de 1812 Wellington entraba en la capital española sin encontrar resistencia. El general que sitiaba Cádiz, viendo las orejas al lobo, decidió abandonar Andalucía, cobrarse un botín en saqueos y retirarse a Valencia, donde esperaba tomar medidas para reconquistar Madrid.


 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto