La ayuda británica y la ineptitud española (22 de Abril a 27 de Junio de 1809)

 

El 22 de Abril desembarca en Lisboa un joven general inglés, sir Arthur Wellesley, que inicia un periplo por el país hasta conseguir echar a los franceses de Portugal y Galicia. A finales de Julio las tropas perdedoras de la batalla de Medellín se unen al general inglés y juntas marchan hasta Talavera, donde fuerzan un combate con las tropas invasores del que los franceses tienen que huir de forma vergonzosa, dando el título al inglés de vizconde Wellington de Talavera. Parece que el inglés tenía por objetivo Madrid, pero sabiendo de su inferioridad, decido volver a Portugal.

Mientras tanto los generales españoles siguen perdiendo batallas. Las derrotas de Alba de Torres y sobre todo la de Ocaña, el 19 de Noviembre, condenó a una Junta suprema central que había demostrado ser totalmente inútil. Para colmo, Napoleón enviaba 40.000 mil soldados más después de haber conquistado Austria.

Los franceses supieron aprovechar esos soldados y reemprendieron una conquista de Andalucía que fue casi un paseo. El 1 de Febrero de 1810 José I entraba en Sevilla como rey de España. Al final de Andalucía solo quedó fuera del dominio francés Cadiz, una ciudad sitiada por tierra, bombardeada por artillería y abastecida por mar, tan bien que hasta vendían víveres a los propios franceses que les estaban haciendo cerco.

El norte de España, sin embargo, parecía defenderse. Los franceses eran incapaces de controlar las zonas rurales, dominadas por la guerrilla. Dice el general Marbot que tenía “una guerra activa en Cataluña, cuya población, la más belicosa de España, se defendía con gran energía”. Mientras, “Navarra y las provincias del norte se hallaban infectadas por numerosas guerrillas”.

A pesar de la obvia conquista, a los franceses les resultaba cada vez más difícil controlar España.

 

© 2009 Erebo. Todos los derechos reservados. El blog | Nosotros | Aviso legal | Normas de uso | Contacto